Sestrategicas.com

LOS TIEMPOS DE LA ENTREVISTA

Font Size

Cpanel

Cómo empezar.- Encara la entrevista como lo que es: un acercamiento a una empresa en la que te gustaría trabajar. Véndete con discreción y sinceridad, sin excesos. Sé puntual, considerar estar 15 minutos antes de la hora puede darte un margen para cualquier imprevisto. Cuando el entrevistador te invite a pasar y sentarte, tú le estrecharás la mano de forma cordial: un apretón firme y rápido. En este momento, el entrevistador te dirá su nombre: es muy importante que lo retengas para poder despedirte con corrección ("ha sido un placer, Sr. Díaz" o "Encantado/a gracias por todo, José Luis").
Durante cinco minutos estarás a merced del entrevistador y a él le corresponde el "trabajo" de hacer que te sientas tranquilo, a gusto y sin duda lo hará. Es el momento de las bromas para relajar el ambiente. Síguelas cordialmente pero no las alargues. Tras una breve referencia al tiempo -lluvias, calor, frío- o sobre la facilidad o dificultad de llegar hasta allí, el entrevistador entrará en materia.
Duración.- La duración de la entrevista de trabajo varía dependiendo de diversos factores; si es individual o en grupo, si se trata de la primera toma de contacto o de entrevistas posteriores y, como no podía ser de otra forma, del puesto de trabajo ofrecido.
En general, entre 30 y 40 minutos es tiempo más que suficiente para la primera aproximación. En posteriores encuentros, la cita se podrá prolongar durante más tiempo, aunque nunca sobrepasará las dos horas.
Cómo finalizar.- Cuando la entrevista vaya finalizando, lo notarás. El entrevistador emitirá unas señales -algunas tan perceptibles como mirar el reloj- que darán por concluida la conversación.
Nunca tomes tú la iniciativa, cuando el entrevistador te haga ver claramente que han terminado te levantarás sin prisa y, sonriendo, te despedirás con un firme apretón de manos. Éste es el momento del "ahora-qué". Una fórmula correcta puede ser "¿cuándo puedo saber algo sobre la decisión que tome la compañía?" o "me interesa mucho este puesto de trabajo, ¿cuál es el siguiente paso que debo dar?".
 Al terminar, evalúate. De los errores se aprende más que de los aciertos. Cuando acabes la entrevista, siéntate a reflexionar y apunta en una agenda todas tus impresiones. Sé duro evaluándote porque sólo así lograrás mejorar.